La perspectiva del fin de año

Los dos últimos años han sido una montaña rusa para mi, tanto a nivel profesional como personal. Grandes dificultades y decepciones combinadas con éxitos y disfrutes. ¿Quién dijo que la aventura sería fácil?

Y estas fechas son propicias para parar, echar la vista atrás, recuperar fuerzas, y con lo aprendido proyectarnos hacia el nuevo año.

Tenía intención de haber preparado una felicitación más convencional o elaborada, pero optaré por lo auténtico y sencillo. Para empezar, espero que no os falten la salud y las comodidades materiales, y sobre todo que tengáis mucho amor, belleza, éxito y disfrute en lo que os propongáis.

Acabo compartiendo una imagen que para mi expresa el verdadero sentido de estas fiestas, más allá del espumillón, las discusiones con los cuñados y los empachos. 😉 Independientemente de los grandes deseos y los azares del destino, ¡disfrutemos de cada momento con los que queremos!