Las voces que debe cultivar en su interior para ser un buen líder

Resultado de imagen de voz interiorEn vez de vivir con el síndrome del impostor o sentirnos exhaustos por mantener cara de póker todo el día, podemos construir una confianza verdadera en nosotros mismos.

Independientemente de la situación de liderazgo o el público al que te enfrentes, puedes responder de una manera auténtica, constructiva y efectiva. Así que, ¿cuáles son las voces interiores a las que se debe escuchar y cultivar? ¿Y cuáles son las situaciones que justifican cada voz?

  • La voz de carácter. Debes tenerla en cuenta ante todo; es la parte de tu voz que es constante y consistente. Se basa en principios fundamentales sobre quién quiere ser y que es lo que guía y motiva tus interacciones con otros. Apoyarnos en el carácter que sabemos que tenemos impide que nos convirtamos en camaleones, tengamos reacciones de lucha o huida o solamente mostremos respeto cuando hay una ganancia o beneficio comercial y seamos descorteses con otros que consideramos que tienen menos valor.
  • La voz de contexto. Mientras asumes puestos cada vez superiores, tu vista y perspectiva de negocios crecen. Entones, parte del trabajo se convierte en encontrar maneras de expresar y comunicar esa imagen completa a otros. A menudo, mientras corremos contrarreloj, nos sumergimos directamente en los detalles de la presentación, reunión o conversación, sin tomarnos unos minutos extra para sentar unas bases adecuadamente o compartir un contexto crítico.
  • La voz de la claridad. En un mundo de lugares de trabajo de alta intensidad, tienes la oportunidad de ser la voz de la claridad y ayudar a su equipo a mantenerse centrado en las prioridades más importantes. Los líderes que visualizan nuevas posibilidades, reflexionan en voz alta o tienen reacciones reflejas corren el peligro de que los equipos traten de trabajar a su antojo y acaben dispersos, diluidos y descentrados.
  • La voz de la curiosidad. Como líder, tienes la responsabilidad de dirigir, compartir información y tomar decisiones importantes. No obstante, debe estar seguro de que no enfocas cada situación como si tuviera todas las respuestas o como si debiera asesorar sobre cada una de ellas, resolver todos los problemas o arreglar todo lo que encuentre.
  • La voz de conexión. Según crezca el alcance de tu control o influencia, puede ser cada vez más difícil conectar con una cantidad creciente de compañeros, redes estratégicas y equipos. A menudo tenemos a personas trabajando para nosotros en niveles mucho más bajos de la organización y, por ello, dejamos de conocer a todo el mundo en nuestra área y debemos buscar maneras de mantenernos en contacto y visibles.

Si quieres leer más detalles, ejemplos y consejos, aquí el artículo entero de 
traducido por Naia Hernando.