Monthly Archives: December 2016

Concurso de fin de año: adivina dónde estamos

Este año ha sido duro, pero a veces ir a trabajar con clientes permite adquirir nuevos y privilegiados puntos de vista.

Véase algún ejemplo reciente:

Desde las alturas de Plaza de Castilla

La sierra de Madrid, espléndida con las primeras nieves

 

 

 

 

 

A veces los proyectos salen redondos.

 

 

 

Por último nuestro concurso de Navidad: ¿qué lugar es éste palacio? Para el primero que lo adivine, regalamos una comida y una sesión de coaching gratuita. (No vale para los que estábamos allí) Pista: Está en el centro de Madrid y no compran los muebles en Ikea. 😉

¡Aprovechamos para felicitaros las fiestas y desearos que en 2017 disfrutéis de la aventura del liderazgo!

¡Otra reunión y me tiro por la ventana!

¿Cuánto tiempo pasas en reuniones? ¿Qué parte de ese tiempo es perdido? Si lo multiplicas por el número de empleados y reuniones anuales ¿cuál es el coste oculto de las reuniones mal gestionadas?

Aquí un oportuno artículo de Ramón Oliver en El País sobre uno de los males endémicos en la empresa española: la “reunionitis“.

Algunas ideas:Resultado de imagen de reuniones

  • Los profesionales pasan el 24% de su jornada laboral hablando por teléfono, realizando tareas administrativas o reunidos. El 61% de esas reuniones son programadas de antemano y tienen una duración media de 23 minutos, mientras que el 39% restante son encuentros imprevistos que se extienden por espacio de 18 minutos de promedio.
  • La falta de confianza de los mandos en el equipo y una escasa autonomía de los profesionales suele provocar un exceso de reuniones innecesarias.
  • Una práctica extendida es la de las reuniones periódicas. “Está muy bien juntarse todos los viernes por la mañana, pero sólo si esa reunión tiene un propósito definido y no es simplemente porque sí”.Resultado de imagen de reuniones
  • Toda reunión exitosa, agrega, conlleva un trabajo antes, durante y después.
  • Tan importante o más que lo que se dice en ellas es “lo que no se dice“. “El reparto de las sillas, el orden de intervención, el juego de miradas, las interrupciones, las preguntas o toda una serie de acuerdos tácitos acerca de cómo se conduce la reunión, como si se permite salir de la sala para atender una llamada, dicen mucho acerca de esa cultura y esa organización”.
  • Se imponen las reuniones cortas, específicas, muy operativas y con pocas personas implicadas. Una de las últimas tendencias es realizarlas de pie, rompiendo así la clásica geografía organizacional que impone que el jefe presida la mesa.

La empresa que prescinde de los jefes

Revolucionario artículo sobre la empresa Vincit, que aparentemente prescinde de las jerarquías y muchas otras de las prácticas de RRHH comunes. Algunos ejemplos:

  • No existen jefes “a menos que lo pidan los empleados”, nadie dice qué hay que hacer
  • Las empresas en EE UU gastan anualmente tres billones (¿tal vez millardos no bien traducidos?) de dólares en la gestión de personal, en la organización de los equipos, de los departamentos, en velar por los derechos de los trabajadores y en hacer cumplir sus deberes.
  • Mikko Kuitunen lo encuentra “estúpido” ya que cree que nadie quiere ni necesita estas directrices. “Así que en Vincit quitamos de en medio los obstáculos de la gestión y nos centramos más en la persona”, sostiene.
  • Todo esto debe ir acompañado de cierta responsabilidad que el propio sistema finés, por su libertad, ofrece. “Cuanto más libre se vea un trabajador, más responsable se siente y por tanto, mejor trabaja”
  • La empresa recibe una media de mil solicitudes de empleo al año

¿El resultado? Desde su creación en 2007, ha llegado a una facturación de 26 millones de euros en 2015 y un valor de mercado de 70 millones, y ha sido este año galardonada como la mejor compañía en toda Europa para trabajar, según un estudio que el Instituto Great Place to Work elaboró entre 2.250 compañías europeas.

Francamente, el artículo me parece bastante superficial. ¿Cómo se gestionan los conflictos, cómo se seleccionan y coordinan las personas, cómo se evitan los incentivos perversos y los “gorrones”, etc.? Hace ya decenios autores como Mintzberg hablaron de la “adhocracia” como una de las posibles formas de organización, con sus ventajas, inconvenientes y limitaciones a la hora de crecer y coordinarse. No obstante, el tema merecería un estudio más profundo dado su innegable interés.

Aquí el artículo original en El País, por Belén Dominguez Cebrián.

Psicólogos y coaches

Hace tiempo publicamos otro post “psicólogos vs. coaches” que despertó mucho interés. Hoy recomendamos un enriquecedor debate entre varios reputados coaches y psicólogos sobre las fronteras y conflictos entre ambas disciplinas.

Algunos puntos clave de discusión:

  • El intrusismo de ciertos supuestos “coaches” (tanto de malos profesionales dentro de la profesión como de coaches en ámbitos que se suponen propios de los psicólogos)
  • La superposición entre unos y otros en el ámbito del “life coaching
  • La necesidad / dificultad / oportunidad de regular o no la práctica y acceso a la profesión del coaching
  • La oportunidad de que el coach tenga formación en psicología

En todo caso, recomendamos la lectura y visionado original en Redacción Médica. Participan Celeste Amaya, Miguel Santed, José Miguel Gil, Luis Picazo e Isabel Aranda, y la información está elaborada por Laura Díez.

En la radio, hablando de liderazgo

He tenido la ocasión de compartir en la radio algunas de las conclusiones del estudio “¿Por qué la formación en liderazgo no funciona en tu empresa?”

Ha sido una experiencia muy interesante. Gracias a Gabriel de Isavia por la oportunidad, y a Carmen y los contertulios por sus aportaciones. Esperamos seguir desarrollando este tema en futuros programas.

Aquí están los podcast de los dos programas: 1 (a partir del minuto 56) y 2 (a partir del
minuto 55)

¿Te acuerdas que de pequeño querías ser grande para hacer lo que te diera la gana?

Poderosísima pregunta, para tomar perspectiva en la mitad de la vida.

Otra pregunta complementaria sería ¿Qué % de tu tiempo has dedicado en el último mes a hacer lo que realmente querías y cuánto a lo que debías hacer?

Tal como está montado todo, lo normal es ir aceptando gradualmente compromisos para conseguir un sueldo que nos permita sobrevivir, un cierto nivel de vida o comodidad, una respetabilidad o aceptación social, etc. Y no es una crítica, todos lo hacemos y por buenas razones.

Resultado de imagen de rueda del hamsterEl problema es que al final vamos tomando (o dejando de tomar) lo que en teoría de la decisión se llaman pequeñas decisiones incrementales (no derivadas de un gran plan, sino opciones cortoplacistas partiendo desde lo que tenemos) que nos llevan a sentirnos en “la rueda del hamster“. A menudo acabamos renunciando a la libertad para tener sensación de movimiento y un plato de comida.

Y quizás en la mediana edad nos sentimos insatisfechos con el rumbo tomado. Muchas veces es una sensación subterranea pero constante, que tratamos de ignorar mediante consumismo, trabajoadicción, escapismo, o algún otro mecanismo de auto-anestesiamiento.

Otras veces hay algún acontecimiento traumático (despido, divorcio, etc.) nos hace tomar conciencia de que poco a poco hemos desviado el rumbo respecto a ciertas cosas importantes que como niños teníamos claras, por ejemplo la libertad.

Resultado de imagen de rana hervida¿Cómo llegamos a ello sin darnos cuenta? Es el síndrome de la “rana hervida”. Si echas una rana en agua hirviendo inmediatamente
notará que se quema y saltará fuera de la olla. En cambio si pones una rana en una olla con agua fría y la vas calentando poco a poco, muere sin darse cuenta.

No hagas como la rana. Si te empieza a quemar ¡salta ya!