Why we make bad decisions

Dan Gilbert presents research and data, sharing some surprising tests and experiments that you can also try on yourself.

As you all know, I’m very interested in decision-making, and how humans (and particulary managers) make good or bad decisions. And it has huge impacts on people and companies.

Once we are aware of our limitations as decision-makers we can start learning how to compensate for them. You can choose to watch this… or not. 😉

Nueva actividad outdoor: Los carros de Hermes y el asedio a Troya

Hemos desarrollado una nueva actividad outdoor para trabajar gestión del cambio en Smartbox. Durante unas horas hemos viajado en el tiempo y el espacio para ayudar a los ejércitos de las polis griegas en el asedio a Troya.

Hemos tenido que luchar contra maldiciones de los dioses, construir carros, transportar tropas y suministros en ellos, trabajar en equipo, adaptarnos a entornos cambiantes y extraños, liderar, superar dificultades reales y limitaciones imaginarias… a veces con éxito y a veces con fracaso aprendizaje.

Y lo más importante, lo hemos pasado muy bien y hemos utilizado la actividad para luego reflexionar entre todos, detectar nuestras áreas de mejora, plantear nuestras preocupaciones, superar momentos difíciles, establecer una mayor transparencia y comunicación, y en definitiva marcar el inicio de una nueva etapa que estamos seguros será muy positiva para Smartbox.

Muchas gracias al equipo de ReviTalent, a todos los participantes (perdón por no citar a los 50), y especialmente a Paola y Yago por todo lo aportado antes durante y después de nuestra jornada juntos. Es un auténtico placer trabajar así. 🙂

¿Quieres dos meses de vacaciones?

Dentro de un mes volverán a proliferar los artículos y reportajes sobre la depresión post-vacacional.

Y todos ignorarán un factor crítico pero aparentemente inevitable: estaremos deprimidos porque no tenemos tantas vacaciones como queremos.

Conozco personas que trabajan 6 meses al año, viven con austeridad, y viajan el resto del año. O en otros países es habitual tomarse un año sabático. Sin llegar a esos extremos, muchas personas estarían contentas de tener más tiempo de ocio. ¿Tú no querrías tener más vacaciones?

  • ¿Nunca has soñado con ese gran viaje al otro lado del mundo que postergas por no tener tiempo?
  • ¿No querrías pasar más tiempo con tus hijos o amigos este verano?
  • ¿Te gustaría estudiar algo distinto, escribir un libro, o dedicar unos meses a tu afición favorita?

Me confieso: yo este año me he tomado un mes y medio de vacaciones de verano. Y Navidades y Semana Santa y puentes si puedo.

Me da verguenza decirlo, me siento un bicho raro. Cuando la gente se entera, los comentarios varían entre la admiración y la envidia. Yo siempre digo que ni mejor ni peor. Cuando se enteran de que mis vacaciones no me las paga nadie, que cuando no trabajo no gano sino que gasto, que otros fines de semana me toca trabajar, o que otras veces hago semanas de 60 horas, ya no parece tan bonito.

Resultado de imagen de vacaciones trabajar

Cada vez más con las nuevas generaciones, la gente valora tener una vida rica más allá del trabajo, y este es un choque cultural muy fuerte con las anteriores en las que el compromiso y la dedicación a la empresa son prioridades mayores que las personales. 

A todos se nos llena la boca con la palabra “conciliación” pero la cultura social y de empresa, la ley y nuestra mentalidad son barreras que la impiden.

Es extraordinariamente raro que la empresa española ofrezca más vacaciones de las legalmente obligatorias. Y ese es justamente uno de los principales obstáculos: que la ley obliga a que las vacaciones sean pagadas por el empresario. La cuestión clave no es cuántas vacaciones, sino quién las paga. En el momento en que el empresario está obligado a costear las vacaciones de sus empleados el incentivo es enorme para no conceder ni una pizca más de las obligatorias. Incluso hay el debate de hasta qué punto el empleado debe tener disponibilidad fuera de su horario o días laborables, pero nunca se enfoca desde el punto de vista de los incentivos económicos y la distorsión de las leyes sobre los mismos.

Por otro lado hay personas que preferirían trabajar más y ganar más. Incluso según tu momento vital o una vez tienes satisfechas las necesidades materiales básicas, la preferencia entre tiempo y dinero puede variar. Sin embargo todos debemos tener las vacaciones que decreta el legislador, pagadas por nuestro empresario. Como si el empresario se fuera a volver generoso por ley. ¿Acaso no computa esto en el coste salarial total y lo descuenta de lo que está dispuesto a pagar al empleado el resto del año? Una vez más la legislación laboral se queda anticuada y tratando de proteger al trabajador lo perjudica.

¿Y si tuviéramos un poco más de imaginación y flexibilidad a la hora de gestionar el tiempo de trabajo? Ya en alguna ocasión http://revitalent.com/cosasquepensar/es-el-tiempo-libre-la-mayor-recompensa/ hemos hablado de este tema. Algunas ideas para la discusión:

  • Establecer un mínimo de días de vacaciones pero dejar una franja para la negociación de más días no pagados
  • Cambiar la legislación para que el salario del mes de vacaciones se reparta entre todos los meses realmente trabajados (lo cual no cambiaría el coste salarial pero resolvería la dislocación de incentivos del sistema actual)
  • Incentivos no monetarios sino de tiempo libre según resultados (en la línea de evitar el presentismo y premiar el trabajo inteligente y productivo)
  • Excedencias (no pagadas) para proyectos personales, estudios, viajes, maternidad/paternidad, etc.
  • Tiempo asignado durante la jornada laboral para proyectos libres, de innovación, o no asignados por la empresa (antes de que alguno me acuse de utópico que vean el ejemplo de Google o 3M)
  • Mayor implantación en la medida de lo razonable de políticas de teletrabajo y flexibilidad de jornada
  • Trabajo compartido, en el que dos personas trabajan a tiempo parcial en un mismo puesto.

Desde el punto de la calidad de vida del empleado, no cabe duda de las ventajas. Pero también para el empresario estas políticas resultan interesantes:

  • Atracción y fidelización del talento, especialmente de las nuevas generaciones
  • Mayor identificación y compromiso con la empresa
  • Empleados más equilibrados personalmente y mejor ambiente laboral
  • Flexibilidad para ajustar dedicación de mano de obra según las necesidades reales de la empresa, sin tener que recurrir a EREs u otros mecanismos traumáticos y caros cuando hay menos que hacer, y sin la dificultad y coste de buscar a gente cualificada externa cuando el negocio va bien
  • Menor dependencia de una persona para un determinado puesto
  • Fomentar una cultura del trabajo inteligente y no del presentismo Imagen relacionada

El experimento con niños y malvaviscos y las empresas Gollum

Recientemente recordé en psicopedia.net (Gracias Carlos por compartir) uno de los experimentos más famosos en psicología es el “Test de los malvaviscos”, realizado a principios de los 70 por Walter Mischell en la Universidad de Stanford, y querría hacer una reflexión del mismo aplicado a las empresas.

El experimento clásico de los malvaviscos

Resultado de imagen de experimento marshmallows(A continuación descripción del mismo para quien no lo conozca y una buena presentación del mismo por Joachim de Posada)

Durante varias sesiones Mischell reclutó un total de casi 600 niños de 4 a 6 años a quienes les sentaba frente a una mesa en una habitación vacía, les ofrecía un malvavisco (dulce que comúnmente llamamos “nube”), les decía que él se iba y regresaría en 15 minutos, y que si al volver no se habían comido el malvavisco, les daría otro y podrían comerse dos.

En realidad Mischell estaba poniendo a prueba la capacidad de autocontrol de los niños. Algunos se comían el malvavisco inmediatamente, otros se contenían varios segundos, otros minutos, y algunos evitaban comérselo para poder doblar el beneficio.

Se hicieron muchas variaciones del experimento, pero lo más destacable es que más de 20 años más tarde, Mischell realizó un seguimiento de los participantes en su estudio, y observó una correlación muy curiosa: quienes se habían contenido eran más exitosos en diferentes aspectos de su vida profesional y personal.


Esto se interpretó como una evidencia de que el autocontrol era una capacidad intrínseca y muy sólida en la personalidad individual, y que conllevaba a mejores resultados durante la vida.

El nuevo experimento introduciendo factores ambientales

Pero 4 décadas más tarde, una pequeña modificación en el experimento de los malvaviscos sugiere que hay otros factores importantes a tener en cuenta. Según el nuevo experimento realizado por investigadores de la University of Roschester, ligeras variaciones en el entorno de los alumnos o en su estado cognitivo influyen mucho más que los predeterminantes innatos sobre autocontrol a la hora de decidir si contenerse ante el malvavisco o no.

(Descripción del nuevo experimento)

La modificación fue la siguiente: teniendo a cada niño sentado en la mesa, antes de mencionar los malvaviscos les ofrecían dibujar con unos rotuladores, pero diciéndoles que si esperaban un par de minutos, les iban a traer rotuladores y lápices mucho más bonitos.

La mayoría esperaba, y en algunos casos el investigador llegaba con un enorme conjunto de rotuladores, mientras que en otros regresaba diciéndoles “lo siento pero no los he encontrado, puedes dibujar igual con estos que ya tenías”. Lo que estaban haciendo los investigadores de la University of Roschester era inducir sutilmente cierta inseguridad en un grupo de niños, y plena confianza en otros. 

A continuación repitieron el experimento clásico de los malvaviscos, y los resultados fueron espectaculares: el tiempo de espera de los que tenían confianza era muchísimo mayor que los inseguros, y también se contenían en mayor proporción hasta conseguir el segundo malvavisco.

La interpretación de los resultados fue la siguiente: el estado cognitivo y las expectativas del momento influyen de manera decisiva en las decisiones que se toman. Es decir, el ambiente afecta mucho más que la personalidad a la capacidad de autocontrol.

Reflexión sobre las empresas “Gollum”

Si hiciéramos este experimento no con niños, sino con empresas o con sus directivos, ¿qué pasaría? En mi humilde opinón, me temo que se comerían el caramelo. ¡Mi tesoro!Resultado de imagen de gollum tesoro

Por ejemplo, recientemente hablaba con un cliente, que me contaba que el nuevo CEO de su empresa tiene un objetivo muy ambicioso respecto al EBITDA para los próximos años. Y está actuando de forma coherente: disminución de todo tipo de inversión no urgente en máquinas o prevención de riesgos, despido más o menos encubierto de cualquier persona no imprescindible y presión brutal a los demás, desaparición de los programas de desarrollo de personas que no sean técnicas de ventas, disminución de los estándares de calidad, renegociación leonina con proveedores, etc.

¿Cuál será el resultado? Se hinchará el EBITDA y la empresa saldrá bien en números. El nuevo CEO cobrará su variable antes de irse a otra empresa y los actuales dueños podrán vender la empresa por más de lo que vale. Por otra parte los clientes, proveedores y empleados se irán o aportarán lo mínimo posible, y la viabilidad a largo plazo quedará comprometida.

(Si lo hiciéran los políticos supongo que se comerían 30 malvaviscos, dejando 29 a deber para el siguiente que venga, pero ese es otro tema. 😉

Lo que quiero decir es que en las empresas suele primar el cortoplacismo y falta autocontrol en todos los sentidos. Si se pueden sacar los objetivos del mes o del año, aunque sea a costa de otro departamento, del cliente, del futuro, o de lo que sea, se sacan, salvo honrosas excepciones. Hay varios factores que me hacen ser pesimista:

  • La propia dificultad humana para el autocontrol y para pensar a largo plazo
  • La incoherencia entre objetivos y estrategias ambiciosas y la escasez de medios
  • El sesgo tan humano que consiste en querer algo bueno pero no pagar su precio
  • Los sistemas de incentivos, que suelen fomentar la consecución de objetivos locales, cuantitativos, facilmente medibles y a corto plazo
  • La cultura de la urgencia y vivir apagando fuegos, tan nuestra y tan peligrosa

De igual forma que los niños del experimento ¿quizás en las empresas deberíamos preocuparnos menos por los objetivos a corto plazo y empezar a pensar más en hacer bien las cosas correctas para tener éxito colectivo a largo plazo?

Resultado de imagen de sembrarPor otra parte, desde el punto de vista del liderazgo de cada uno de nosotros ¿qué ejemplo doy? ¿estoy influyendo a mi equipo para que actúen con autocontrol, esperanza, confianza y visión amplia? ¿o fomento el cortoplacismo, el miedo y la desconfianza que llevan a la gente a tratar de sobrevivir ese día, a costa del futuro?

Why good leaders make you feel safe

Inspiring talk by Simon Sinek.

What makes a great leader? Management theorist Simon Sinek suggests, it’s someone who makes their employees feel secure, who draws staffers into a circle of trust.

But creating trust and safety — especially in an uneven economy — means taking on big responsibility.

Escalada y desarrollo del equipo

Hace pocos días desarrollamos otra espectacular jornada de escalada y trabajo en equipo con dos grandes empresas financieras. Además del impacto y diversión de la actividad (válida para todos los públicos) siempre trabajamos conceptos útiles para el equipo que no se desarrollan mirando un ppt como son:

  • Las 4c del trabajo en equipo (cohesión, comunicación, colaboración, confianza)
  • La actitud ante las dificultades
  • La superación de miedos y creencias limitantes

Estos conceptos tan importantes se pueden debatir en sala, pero es como el toreo de salón. Cuando estás en medio de la pared y el miedo te susurra al oido, cuando tu vida depende de que tu compañero te asegure bien, cuando se tensa la cuerda y notas que alguien te proteje, cuando llegáis juntos a sitios que jamas podrías llegar solo, esos son los momentos de la verdad, y ahí vemos si realmente hay trabajo en equipo o no.

Por supuesto, una vez entrenados todos estos conceptos tratamos de trasladarlos al día a día.

Gracias a nuestro equipo de escaladores profesionales y a la inmejorable actitud de los participantes, la jornada se desarrolló de manera ideal, y todos quedamos con un excelente sabor de boca.

Calvin y Hobbes: humor y la crítica a los empresaurios

Calvin y Hobbes son unos de mis comics favoritos. Tienen humor, arte, ternura, filosofía, sorpresa…

En este caso no me resisto a compartir un genial comic que vale más que un editorial sobre los “empresaurios“, especie aún predominante pero con futuro dudoso.

Para no caer en el maniqueismo de que los malos son (todos y sólo) los empresarios, también es aplicable a personas en otros colectivos (estibadores, sindicatos, directivos, consejeros, asesores, políticos, funcionarios, etc.) en los que ciertos individuos abusan de su posición dominante a costa del cliente o del contribuyente.

No hay texto alternativo automático disponible.

¿Qué características tienen estos colectivos?

  • Ponen sus necesidades por encima del cliente, de los demás stakeholders y de todo aquel que no tenga poder, juegan a win-lose
  • Carecen de empatía y de visión a largo plazo
  • Parten de una situación de dominio del mercado o monopolio y hacen lo posible para mantenerla
  • Mantienen estructuras o condiciones privilegiadas e ineficientes
  • Justifican lo injustificable y siempre encuentran excusas y argumentos aparentemente razonables
  • Odian la competencia, el libre mercado, la innovación y la libertad en general
  • Si tienen problemas, los culpables siempre son otros, ellos no tienen que cambiar
  • Cuando los clientes o la competencia ponen en peligro su chiringuito buscan subvenciones y legislación a medida en el poder político

Contra todos ellos nos rebelamos quienes defendemos valores como la libertad, la claridad y la excelencia. Y creo (espero) que en un mundo cada vez más abierto y competitivo tendrán que evolucionar o acabar extinguiendose.

¿Conoces algún caso concreto? Bienvenidos ejemplos a info@revitalent.com

Los valores ayudan a la supervivencia del grupo

Estupendo artículo de Pablo Herreros en El Mundo, en el que argumenta que la moralidad en los colectivos humanos tiene un efecto adaptativo y es una ventaja evolutiva a largo plazo.

Algunas ideas:Related image

    • La moral humana tiene sus antecedentes en comportamientos que también poseen otros animales, como por ejemplo cuando un chimpancé consuela a otro que ha sido víctima de una pelea o el altruismo de ballenas grises que salvan a ballenas de otras especies del ataque de las orcas. Esta empatía que muestran algunos animales, arriesgando su vida para salvar a otros en peligro o preocupándose por los lastimados, son los precursores de la moral y los valores, lo que conlleva aceptar un origen biológico, ya que la compartimos con otros animales.
    • Incluso los niños tienen un sentimiento de lo que es moralmente bueno y malo desde la más tierna infancia y prefieren estar con alguien bueno. Veamos la demostración.

  • Con el desarrollo de la cultura y el aumento de la conciencia, favorecidos a su vez por un lenguaje hablado, surgieron otro tipo de valores: los individuales. Guían la conducta y hábitos de la persona que los poseen. Las personas que son coherentes con ellos confiesan que les proporcionan satisfacción y plenitud.
  • En la actualidad parece que poco o nada ha cambiado. Richard Barret, ha examinado miles de organizaciones públicas y privadas, llegando a la conclusión de que aquellas que están guiadas o dirigidas por los valores genuinos son las más exitosas del planeta. Cuando los valores de las personas y las empresas están alineados, se produce una mayor implicación, se retiene el talento lo que tiene un efecto sobre la productividad, calidad de los servicios o productos así como también una marca.
  • En definitiva, la tribu funciona mejor cuando los valores son reales y se destilan o deducen de los comportamientos y no cuando se escriben sobre una placa.

¡Mejora tu influencia y negociación!

A petición de algunos clientes, abrimos la inscripción a un programa abierto multiempresa para mejorar las habilidades de influencia y negociación.

Abtenerse quienes quieran aprender a manipular, engañar o imponer. Plazas limitadas.

¿Para qué me sirve?

  • Image result for persuadirInfluir y negociar con otras personas para el beneficio mutuo
  • Argumentar de forma más convincente
  • Anticiparse a las objeciones y saber gestionarlas
  • Conocer nuestro estilo y puntos fuertes y débiles como negociadores
  • Incorporar nuevas estrategias y tácticas para influir y persuadir
  • Identificar y responder a las tácticas de negociadores experimentados
  • Transformar los paradigmas de negociación transaccional y por posiciones en acuerdos sinérgicos por intereses

¿Qué voy a aprender?

  • Influencia y negociación: Significado, comportamientos clave, y diferencias respecto a manipulación.
  • Perfil del negociador de éxito
  • Cuándo negociar y cuándo noImage result for convencer
  • Factores de influencia en una negociación
  • Estructura y las 7 etapas del proceso de negociación
  • 9 estrategias de influencia y cuándo usarlas
  • Tácticas de negociación (de tiempo, de autoridad, de oferta-demanda, de impacto…)
  • Negociación transaccional vs. Sinérgica (win-win)
  • Argumentación por características, ventajas, beneficios
  • Venta de ideas
  • Gestión de objeciones: tipos y qué hacer con ellas

Metodología

Image result for business role playFormación en sala muy participativa y dinámica, con test de autodiagnóstico de las 9 estrategias de influencia, learning activity, casos prácticos, escenas de películas, y grabación y análisis de videos y role play.

(Ver algún ejemplo más abajo)

Aspectos logísticos

2 jornadas completas. Fechas a acordar en el mes de julio. Grupo reducido, máximo 12 personas por riguroso orden de inscripción. Desde 1 persona por empresa.

Precio e inscripción

Image result for victor hugo vencerOferta para suscriptores de la newsletter: 150€ / participante. IVA, desplazamientos, comida y alojamiento no incluido.

Más información e inscripciones en info@revitalent.com

Un aperitivo

Añado dos escenas interesantes en las que se ve la diferencia entre un mal y un buen negociador. Esperemos que no tengas que salvar rehenes en tu día a día, pero cuando busques influir en clientes, colaboradores, jefes, o tu pareja, mejor tener recursos. 🙂