Algunos hallazgos de psicología que explican por qué tomamos malas decisiones

La psicología social y de la creencia son fascinantes. ¿Por qué creemos lo que creemos (aunque no sea cierto)? ¿Por qué nos comportamos de manera irracional en un grupo? ¿Por qué tomamos sistematicamente malas decisiones? Si alguna vez has asumido que entiendes por qué piensas y actúas de la forma que lo haces, es muy probable que estés equivocado.

El año pasado preparamos y realizamos al respecto la conferencia SorprendenteMente para un cliente, y curiosamente ahora hemos encontrado un par de páginas interesantes con multitud de ejemplos y videos. Algunos de ellos:

  • Nos adherimos a la opinión de la mayoría para encajar en el grupo, aun cuando es obvio que la mayoría está equivocada.

  • Si un grupo interpreta de forma consciente o inconsciente que un participante de ese grupo es un líder, sus opiniones podrían ser más válidas que las del resto del grupo, y condicionar el pensamiento grupal

  • Pensamos incorrectamente que los errores de otras personas son el resultado de defectos de su personalidad, mientras que en nuestro caso, únicamente son debidos a factores circunstanciales. Es decir, si una persona que no conocemos llega tarde, es un idiota que no tiene respeto, un impuntual y un informal. Si nosotros llegamos tarde, está justificado: no sonó el despertador, me he comido un atasco, etc…
  • No somos conscientes del poder de la sugestión. En un experimento, se le dijo a un grupo de participantes que se les iba a dar unas cápsulas que potenciarían su inteligencia para hacer cuentas matemáticas, pero que tenían un efecto secundario muy común, como son las náuseas y vómitos. Evidentemente, no había nada dentro de la cápsula (placebo). Un pequeño porcentaje se sintió más ágil mentalmente y pudo realizar algunos problemas matemáticos que ya tenían prácticamente olvidados. No tuvieron efectos secundarios. La mayor parte del grupo, sintieron náuseas y ganas de vomitar. Conclusión: Algunos sugestionaron su mente con lo positivo (agilidad mental), mientras la gran mayoría sugestionaron su mente con lo negativo (los efectos secundarios). En cualquier caso, el 75% del grupo fue sugestionado.
  • Somos más codiciosos y menos socialmente correctos cuando nos sentimos en situación de poder. El psicólogo Philip Zimbardo ya nos explicó por qué incluso las personas buenas llegan a hacer cosas malas, y en uno de esos motivos se encontraba el darnos poder. Es muy probable que si a alguien, independientemente de sus valores y ética, le das un gran poder y le pones muy poco control, acabe de alguna forma abusando de ese poder. Te invitamos a estremecerte con este clásico experimento:

Por si te interesa profundizar, aquí 10 ejemplos en Español. Aquí muchos más en Inglés.